lunes, 16 de octubre de 2017

EL DESASTRE DE HESPERUS 142

Dejamos atrás las matanzas del siglo XX para enfocarnos en otro flanco de la brutalidad occidental, ya hemos revisado algunos tópicos con los que el occidente da clases de moralidad con respecto a musulmanes y africanos, con un doble estándar vergonzoso, pues nos faltaba el religioso y no tenemos necesidad de remontarnos a las cruzadas o la inquisición para refregárselos en la cara. Rescatamos una historia que ya les habíamos presentado en este blog, el caso de tres muchachos a los que se les arrebató su juventud acusándolos injustamente del cruel infanticidio de tres pequeños, con evidencias completamente absurdos, una conspiración con todas sus letras amparada por un fanatismo cristiano redneck que sólo tarados pueden abrazar, la evidencia para culparlos por parte de la fiscalía fueron: escuchar Metallica, vestir de negro, leer novelas de Stephen King, gusto por el nombre Aleister, además de un interrogatorio viciado a un adolescente de inteligencia limítrofe. Hoy comenzamos un viaje a través de una historia de injusticias por culpa del fanatismo religioso cristiano, no musulman, cristiano:

PARADISE LOST: THE CHILD MURDERS AT ROBIN HOOD HILLS (1996)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario