sábado, 26 de marzo de 2016

COMPACTOS FRIKIANOS: HARRYHAUSEN, EL AMO DE LAS MARIONETAS (parte 1)

La octava entrega de los compactos frikianos tributó al genio del Stop Motion a unos meses de ocurrido su deceso en ese entonces, un inigualble artesano llenó de fantasía las pantallas de los cines con sus criaturas articuladas:
Las películas escogidas para este compacto son:
  1. The Beast From the 20,000 Fathoms (1953): En su etapa en blanco y negro, Harryhausen se dedicó a destruir ciudades a través de monstruos gigantes. La particularidad que posee está película en especial son las escenas de destrucción del monstruo que en apariencia fueron calcadas en Godzilla de 1954, ¿inspiración, homenaje o plagio? Ustedes juzguen.
  2. The 7th Voyage of Sinbad (1958): Uno de los puntos más altos del trabajo de Harryhausen, dejando de lado la destrucción de ciudades, nos traslada a un mundo de fantasía y de criaturas mitológicas que sólo el stop motion podía recrear en ese entonces. Primera de una trilogía dedicada a las aventuras de Simbad el marino y ojo que Harryhausen colaboró en el guión, aunque no aparezca en los créditos.
  3. Jason and the Argonauts (1983): Reconocida ampliamente como la mejor película en la que colaboró, dónde la escena de los esqueletos guerreros es la más memorable, inigualable e inolvidable. Podría interpretarse que el trabajo de Harryhausen en esta película, además de ser su obra cumbre fue una sombra insuperable, ya que de cierto modo, ninguno de sus trabajos posteriores logró equipar ni maravillar como lo hizo en esta épica griega.
  4. Clash of the Titans (1981): Esta película marca el retiro de Harryhausen de los efectos especiales visuales, tras una brillante carrera durante los 50's y 60's, se podría decir que se durmió en los laureles durante los 70's y para cuando retomó su trabajo a finales de esa década, su técnica quedó notoriamente desfasada en comparación a grandes hitos de las ciencia ficción de esa época, Star Wars y Alien establecieron un nuevo modo de hacer efectos especiales, dejando sin espacio al stop motion en el cine mainstream. En todo caso, Clash of the Titans no resultó ser una gran película, lo único destacable y que sostiene el filme es el trabajo de Harryhausen, el resto no estuvo a la altura, algo recurrente en los últimos filmes en los que colaboró, una especie de Harryhausensploitation por parte de los productores.
  5. Como bonus extra, una escena del remake del 2010 de Clash of the Titans que puede interpretarse tanto como un homenaje, ¿o como una ofensa?.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario