jueves, 14 de enero de 2016

EL POZO DE ZOHASSADAR 124

El apestoso ente que habita en lo más recóndito del infesto pozo de Zohassadar no se podía quedar inactivo por tanto tiempo, el pozo se ha teletransportado de lugar a tierras altiplánicas para guarecerse bajo los nubarrones del invierno boliviano para emerger y traernos un nuevo ciclo de cine, del más clásico de los clásicos, el expresionismo alemán, partiendo con la película que suele considerarse como el inicio de este movimiento fílmico, El Golem, remake de la cinta de 1915, la historia sobre aquella estatua vengadora que cobró vida mediante la nigromancia y que se vuelve una amenaza hacia la mano que le dio la vida:

DER GOLEM, WIE ER IN DIE WELT KAM (1920)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario